10 de diciembre de 2012

Hodie, sunt hi versus ignorant


Hoy los versos son ignorantes
de su muerte inminente,
de sus pasos moribundos 
y de su tregua infinita.
Caminan por el sendero de los elefantes
y yacerán en el valle,
cercanos a la orilla de su último trago.
Se desprenderán de su memoria oceánica,
y sus cadáveres, quizás,
encuentren el silencio al lado de los otros…
de los que ya murieron
y de los que abandonaron el desierto, de la vida escrita.
 
Debo atarme a la vida
que se nos muestra bajo los pies
en hoyos profundos
que abren grutas.
Debo atarme a la vida,
para no huir de ella. Pues esta, se muestra
altiva y distante.